Debería haber un control público sobre el mercado inmobiliario

Página

Autor de siete libros sobre gestión financiera y empresarial, Josu Imanol Delgado y Ugarte defiende que el mercado inmobiliario precisa un organismo que equilibre oferta y demand

Licenciado en económicas, doctor en Finanzas y máster en Administración de Empresas, Josu Imanol Delgado y Ugarte trata de impulsar la creación de un club financiero en torno al cual se constituya un foro de opinión que atraiga a Valencia a personalidades y expertos en la materia económica, financiera y empresarial y sirva para ampliar la cultura y los horizontes de sus socios. Delgado y Ugarte es, además de autor de libros como La Valoración de las empresas o Manual práctico de Gestión de Tesorería de Empresas, experto en negociación bancaria internacional, en temas bursátiles y en asesoramiento de inversiones.

  • P: El IBEX ha subido un 18 por ciento en el año ¿creé que es el momento de entrar en bolsa?
  • R: Si no surge ningún problema en Oriente Medio y siempre que no vaya a peor la situación de Japón creo que la economía se recuperará entre finales de este año y principios del próximo, ya hay indicadores que reflejan esta mejoría. Lógicamente entonces los valores también subirán. Por tanto creo que es momento de invertir en bolsa pero con prudencia: vamos a ver el devenir de la economía, a esperar confirmaciones.
  • P: ¿Pero no cree que la prudencia puede llevar a dejar escapar el tren?
  • R: Como se suele decir en bolsa, el último duro que lo gane otro. Yo creo que todavía queda mucho recorrido. Ahora mismo sólo estaría en bolsa con posiciones a corto plazo o incluso intradía.
  • P: ¿Qué valores o sectores ve con mayor potencial?
  • R: La banca y los sectores cíclicos que crecerán con la economía, como las eléctricas. También puede ser una buena opción la telefonía cuando logre salvar los temas pendientes, como la nueva generación de móviles.
  • P: Ha escrito libros sobre el análisis técnico y el fundamental ¿por cuál se guía para invertir?
  • R: Por los dos. El fundamental es para el medio y largo plazo y el técnico para el corto. Si el horizonte temporal de una inversión es el largo plazo creo que debe decidirse por fundamentales.
  • P: En 1966 ya auguraba en un artículo que habría un boom inmobiliario ¿cree que ahora hay una burbuja que amenaza con pinchar?
  • R: Lo que yo creo es que del mismo modo que existe un intervencionismo en el mercado monetario, debería haber un control en el inmobiliario. No se puede dejar que los precios suban muchísimo y después caigan ¿por qué dejar todo el mercado en la mano invisible?
  • P: En el mercado monetario hay un instituto emisor, ¿cómo se puede controlar el inmobiliario?
  • R: Podría crearse un instituto de control, que equilibrase y compense la oferta y la demanda. Podría constituirse un fondo que saque inmuebles al mercado en los periodos inflacionista y compre en las etapas deflacionista.
  • P: ¿Los constructores apoyarían esta medida?
  • R: Creo que sería buena para todos, ellos serían los primeros interesados al asegurar su actividad.
  • P: Las administraciones ya están adoptando medidas como el impulso de las VPO, ¿qué le parecen?
  • R: Creo que esas medidas distorsionan el mercado porque sean VPOs o no, lo que hacen es sacar una oferta más barata.
  • P: Frente a la incertidumbre en esta inversión ¿Cree que la subida del mercado bursátil será tan sostenida como ha sido el descenso?
  • R: Creo que sí. Tengo la convicción de que en esta subida a España le irá mejor. Mientras otros países como Alemania decrecían, España crecía a un ritmo del 2%. Estamos mejor preparados y tenemos una serie de potencialidades.
  • P: ¿Cuáles?
  • R: Por ejemplo, tenemos mucho paro pero con gente formada. A poco que esos desempleados entren en el mercado laboral podrán aportar una gran productividad, son un activo muy importante.
  • P: Sin embargo la competencia de países con menores costes está llevando a las empresas a cerrar plantas aquí para producir en el exterior.
  • R: Ahora, la competencia viene de China, pero el día que se vayan los chinos vendrán otros. Todo trabajo que no implique valor añadido se va a poder hacer siempre más barato en otro sitio. Eso supone una reconversión, la gente se tendrá que reciclar y se van a tener que hacer empresas que no sea tan sencillo imitar. Durante un tiempo la situación será difícil, pero no hay otra opción.
  • P: De todos modos, ¿no cree que la evolución bursátil depende más de otras economías que de la española?
  • R: El mercado español siempre ha sido muy estrecho y ahora además, con la globalización todo afecta a todos. Si Wall Street tose, España coge una pulmonía. Antes se pensaba que lo que pasaba en la otra parte del mundo no afectaba a Telefónica y ahora no es así. La bolsa es algo psicológico, se crean corrientes que pueden generar movimientos terribles, simplemente por un tema psicológico.

Mercados futuros

  • P: Bolsas y Mercados acaba de acordar el cierre de mercados futuros sobre cítricos mientras Andalucía trata de potenciar el de aceite ¿cree que es posible en España un mercado de futuros sobre mercaderías?
  • R: No solo creo que es posible, sino también que sería conveniente. España tiene un gran potencial agrario al que tiene que sacar partido. También es cierto que el mercado español es muy estrecho y que una plaza de esas características requiere el apoyo y la formación de todos los implicados, de los productores.
Josu Imanol Delgado y Ugarte
EXPANSIÓN
Lunes, 24 de noviembre de 2003
Anuncios