Finanzas Fáciles para Bachillerato y Secundaria

Página
  • Autor : Josu Imanol Delgado y Ugarte y otro
ÍNDICE
  • Dedicatoria
  • Agradecimientos
  • Breve Reseña de los Autores
  • Presentación Xuso Jones
  • Prólogo Andrés Araujo de la Mata
  • Introducción
  • 1. El dinero
  • 2. Los Tipos de Interés
  • 3. El Banco y nuestra relación con él
  • 4. Instrumentos para financiarnos
  • 5. Instrumentos para rentabilizar nuestro dinero
  • 6. La rentabilidad (Breve reseña)
  • 7. Operar financieramente con seguridad
  • 8. Adecuación de Ingresos y Gastos Personales
  • 9. La Bolsa
  • Epílogo de José Luis Barceló

 

INTRODUCCIÓN

Este libro trata de conseguir proveer de una mayor cultura financiera a los estudiantes de Bachillerato, y también a los estudiantes de Secundaria, y que así de esta manera, pueda conocer, realmente, Áreas que preponderantes de Finanzas, para que puedan realizar las elecciones que tenga que hacer en este Área mejor, y además sirviendo, por ello, de apoyo, utilizándolo como lectura complementaria, a esa asignatura. Este trabajo pretende ser lo más ameno posible y es por lo que se realiza, en base a preguntas y respuestas sencillas. El objetivo de esta obra es que, además, sea lo más práctica posible, no sólo para que le sirva al lector para poder obtener una mayor cultura financiera, sino que le pueda servir, también, para aplicar este conocimiento, a lo largo de su Vida. Los Temas que se abordan son : 1. El dinero 2. Los Tipos de Interés 3. El Banco y nuestra relación con él 4. Instrumentos para financiarnos 5. Instrumentos para rentabilizar nuestro dinero 6. La rentabilidad  7. Operar financieramente con seguridad 8. Adecuación de Ingresos y Gastos Personales 9. La Bolsa.  Las respuestas son realizadas por mí, Josu Imanol Delgado y Ugarte, que me he especializado en Finanzas, algunos de mis libros como por ejemplo sobre Opciones Financieras, Renta Fija, Análisis Bursátil Fundamental y Técnico, gestión de Tesorería de empresas y Valoración de Empresas, son un referente en estas Áreas. Fui Candidato al Premio Rey Jaime I de Economía 2.017. Cabe señalar también, que señalé los 7 Factores Generales Determinantes de las Inversiones. Y las preguntas, muy oportunas sin duda, las lleva a cabo Laura Fernández Durán, que posee una dilatada experiencia docente de esta Área en Bachillerato y ahora en la Universidad. Por lo que confiamos que este libro consiga su objetivo, y sea muy beneficioso para el lector, a través del conocimiento que pueda adquirir, que es irrefutable, que va a ser completamente necesario para el devenir de su Vida.

                                                                                                        Josu Imanol Delgado y Ugarte 
PRÓLOGO

La OCDE –Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico-, elabora cada tres años el conocido informe PISA. En él mide el rendimiento académico de una muestra de estudiantes –es posible que tú hayas sido uno de ellos- de un nutrido grupo de países de los cinco continentes –en la edición de 2015 han participado 72-. Como se sabe, este informe evalúa tres competencias importantes en la educación de un alumno: la comprensión lectora, el conocimiento en matemáticas y el conocimiento científico; pues bien, desde 2012 se ha añadido una cuarta prueba, que es la de los conocimientos financieros.

En esta prueba se les pregunta sobre cómo interpretar una factura, una nómina o los interesas a pagar por un préstamo, todo cosas muy básicas. Son situaciones a las que todos los ciudadanos nos vamos a tener que enfrentar en algún momento de nuestras vidas.

En España el nivel de bancarización es muy elevado: prácticamente en todos los hogares se tiene una cuenta bancaria en la que se domicilia la nómina y los principales pagos como el teléfono, la luz, el gas, el agua, internet, las compras hechas con la tarjeta de crédito o los impuestos. Es muy difícil vivir hoy en día al margen de un banco. Junto con la cuenta bancaria se suele disponer de una tarjeta de crédito o de débito para hacer compras sin necesidad de tener que llevar dinero encima o para sacar el dinero de un cajero automático.

Debemos recordar que, aunque las deudas de las familias con las entidades financieras han ido descendiendo desde los primeros años de la crisis, en 2017 todavía supera los 700.000 millones de euros, y a finales de 2016 representaba el 65% del PIB –producto interior bruto-. Mucha de esa deuda es deuda hipotecaria, tomada para financiar la compra de una vivienda, por lo que es deuda a muy largo plazo; en algunos casos, a 30 y más años, y tomada a tipos de interés variable, referenciados al Euribor, cuando el prestamista era un banco o a la CECA cuando se trataba de una Caja de Ahorros –ahora ya desaparecidas-.

El estallido de la burbuja inmobiliaria junto con una crisis financiera enorme importada de EEUU trajo consigo un brutal aumento de la tasa de paro, que se multiplicó por tres y llegó a casi el 27% en 2013 y más de 6 millones de personas paradas. Con ello aumentó la morosidad: muchos de los créditos concedidos fueron irrecuperables y muchas familias fueron desahuciadas de su vivienda al no poder hacer frente a las anualidades de los préstamos; a su vez, muchos bancos y cajas de ahorro fueron rescatadas con dinero público, elevando aún más la ya abultada deuda pública hasta casi llevarla al 100% del PIB y cuyas consecuencias estamos sufriendo toda la ciudadanía, pues los intereses de esa deuda superaron en 2016 y 2017 los 32.000 millones de euros –una parte importante de nuestros impuestos la dedicamos a pagar los intereses de la deuda-. La crisis financiera también trajo consigo que algunas entidades emitieran deuda subordinada en forma de acciones preferentes, que prometían rentabilidades bastante elevadas. Muchas familias ahorradoras las compraron, porque pensaba que era un producto seguro: al fin y al cabo la emitía un banco y pensaban que no le podía pasar nada malo. Las consecuencias, como hemos visto en los telediarios, han sido nefastas para ellas.

Lo que trato de resaltar, querido lector, es que todos, absolutamente todos, estamos afectados por la economía. Constantemente tenemos que tomar decisiones de carácter económico: tenemos que comparar ofertas de operadoras de telefonía móvil e internet, nos ofrecen seguros, fondos de inversión, planes de pensiones –a ti que todavía eres estudiante, esto no, pero te lo ofrecerán en un futuro cuando te des cuenta de que necesitas complementar tu pensión con ahorro privado-, préstamos personales para irnos de vacaciones o darnos un capricho –habitualmente a unos costes desorbitantes- La diferencia entre tomar decisiones correctas o decisiones erróneas es muy grande. Hemos visto que podemos perder nuestros ahorros, que podemos escoger financiación carísima creyendo que es barata, que podemos perder incluso nuestra casa. Con una buena cultura financiera podemos tener mejor protegidos nuestros ahorros, viviremos más tranquilos y disfrutaremos de mayor bienestar y además, tendrá consecuencias muy positivas para la sociedad en su conjunto. También es cierto que tener cultura financiera nos sirve para llevarnos, en ocasiones, malos ratos, cuando somos capaces de interpretar bien cosas nefastas que pasan en la economía y de las que no nos podemos defender, como la pésima gestión bancaria. Aquí se puede aplicar el dicho: ojos que no ven, corazón que no siente. Pero te aseguro que es mucho mejor saber que ser ignorante.

Volviendo, querido lector, al informe PISA, este ha puesto de manifiesto que la cultura financiera de nuestros estudiantes de 15 años debe mejorar mucho, es bastante pobre. Parece ser que el 25% de ellos no alcanzan las competencias financieras más básicas, y sobre 15 países evaluados, hemos sido los décimos.

Urge poner remedio a esta situación. Por eso me parece importante que se escriban y publiquen libros dirigidos a este público, y al público en general; libros como este que ahora tienes en tus manos escrito por  Josu Imanol y Laura. A Josu Imanol , tuve el placer de conocerlo hace ya algunos años cuando cursó brillantemente un Máster en Finanzas en la Universidad del País Vasco y yo era su profesor de Marcados de Derivados. Me parece un acierto el de Josu Imanol y Laura por escribir un libro como este, escrito en un lenguaje sencillo para que sea asequible a todos los públicos y con una modalidad de pregunta-respuesta, para que sea ágil; porque la economía está basada en ideas muy lógicas, pero en demasiadas ocasiones se expresa en lenguajes muy crípticos y ampulosos, incomprensible para la mayoría de la gente. En ocasiones sintetiza mucho mejor el acervo popular el conocimiento económico, con expresiones como “nadie da duros a cuatro pesetas” o “nada es gratis” que algunos manuales llenos de fórmulas matemáticas complejas. Como vas a ver, no es el caso de este librito. Mi enhorabuena a los autores por la obra

Andrés Araujo de la Mata

Catedrático de Economía Financiera y contabilidad Universidad del País Vasco.

Ex Vice-Consejero de Economía, Presupuestos y Control Económico del Gobierno Vascoo

 

PRESENTACIÓN

Cuando Josu Imanol Delgado y Ugarte, un economista, me pidió que hiciese la presentación, por escrito de un libro, sobre Finanzas, me sorprendió bastante . Por supuesto cuando realicé el grado superior en la UCAM de Turismo, tuve que conocer en una mayor profundidad las Finanzas, y vi que es algo muy importante para las Empresas, no sólo del Sector Turístico, sino para cualquier empresa . Por lo que no me resultan del todo desconocidas . Pero un ofrecimiento así , realmente , no es algo habitual en mi Vida, ya que lo mío es la Música y la composición, para mí y otros artistas.

Lo cierto es que creo que tener una cultura financiera es bastante importante, para poder desenvolverse mejor en la Vida . Y así poder llegar a elegir las opciones mejores, para no equivocarnos en nuestras decisiones. Y sobre todo para que no nos confundamos cuando veamos algo, en este Campo, y por desconocimiento hagamos algo que podamos lamentar .

Finanzas Fáciles para Bachillerato y Secundaria es un libro que hará que podáis tener una mayor Cultura Financiera; y conocer así esta parte de nuestra Vida tan importante . Pues los temas tratados como son la manera de poder financiar nuestros proyectos , cómo invertir nuestro dinero , la relación que deberemos tener con nuestro banco e incluso La Bolsa, sin duda harà que tengáis más elementos de juicio, para poder tomar las decisiones que seguro tendréis que adoptar ; a través de las respuestas concisas de Josu Imanol Delgado y Ugarte, que realiza a las adecuadas preguntas de Laura Fernández Durán, que son los autores de este trabajo que resulta ser el primero de este tipo para los alumnos de Bachillerato y Secundaria .

Cuando eres adolescente, al no tener ingresos, simplemente, te enfocas en vivir y estudiar, sin saber el valor que tiene el dinero y el esfuerzo que supone ganarlo. Y cuando esto comienza es cuando hay que saber manejar el dinero , llevar los temas de hacienda en regla y en definitiva saber un mínimo de finanzas.

Cuanto más sepas de finanzas , más dinero ahorrarás y sobre todo más nociones tendrás para que nadie te pueda engañar con tus finanzas.

A lo largo de mis viajes y mi experiencia , estoy completamente convencido sin duda, que las Finanzas es algo importantísimo conocer, ya no sólo para aprobar la asignatura que en estos momentos cursáis, sino también para además poder desenvolveros mejor y con una mayor seguridad en los asuntos que tengáis que resolver en un futuro .

 

Xuso Jones

Cantante y Compositor

EPÍLOGO
Decía el dramaturgo y periodista francés Édouard Bourdet que “en la vida hay que escoger entre ganar dinero o gastarlo, no hay tiempo suficiente para ambas cosas”. Y para ambas cosas hacen falta conocimientos. Resulta admirable que autores como Josu Imanol Delgado y Ugarte junto con Laura Fernández Durán, se hayan propuesto escribir un libro para estudiantes, un manual que ayude en el conocimiento y profundización de materias áridas y la mayor parte de las veces desconocidas como son el dinero, la rentabilidad o los instrumentos financieros, pero que se convierten inmediatamente en un rompecabezas por los que todas las familias terminan teniendo que pasar.
Es por esta razón que nos parece que los autores han acertado de pleno en el enfoque de un trabajo que, sin pretenderlo, se va a convertir sin duda alguna en una referencia para la enseñanza preuniversitaria en lo que se refiere al dinero y la economía.
La crisis de 2008 ha hecho que los ciudadanos de a pie demanden de una mayor información con relación a lo que los bancos o los inversores les ofrecen. Resulta ya obvio advertir que ha existido un notable déficit de conocimiento económico y financiero entre la población. Palabras como las preferentes, prima de riesgo, hipotecas basura, bonos o nivel de deuda, han pasado de ser utilizadas solo por los técnicos en banca o finanzas a estar en la boca de todos de manera naturalizada. Hay afán ávido de saber, de conocer como se mueven los entresijos de la economía y las finanzas y esta nueva cultura financiera se ha convertido ya en una necesidad tan imperiosa que es preciso que las nuevas generaciones vengan ya con ella adquirida.
Según Manuel Antelo, de la Universidad de Santiago de Compostela, existen una serie de causas que producen el deficiente conocimiento financiero y económico entre las personas, y que son fundamentalmente la invisibilidad de la economía y las finanzas en la educación primaria y secundaria, la dominancia del pseudoconocimiento en la oferta –especialmente de la información sencilla que se obtiene de las oficinas bancarias o a través de los medios de comunicación-, el recelo que inspira entre la población este tipo de información, el significado de muchos conceptos y relaciones económicas difíciles de asimilar y entender y el lenguaje falaz de los políticos que trivializan, sin conocimientos tampoco, muchas partes del lenguaje económico y financiero.
Un problema reciente entre las generaciones que son padres de las más jóvenes de la actualidad y que suscribieron préstamos o hipotecas, o han gestionado fondos o inversiones en bolsa, por ejemplo, es que se han terminado por considerar engañados por los bancos o instituciones financieras. Incluso hay sentencias judiciales que consideran que ha habido abuso por parte de los bancos a la hora de colocarles determinados productos de ahorro, inversión o préstamos hipotecarios en los que se reconoce que había que disponer de unos conocimientos financieros muy profundos para que los clientes pudieran haberlos suscrito. Sin embargo, que los colocaron a viudas o a personas mayores que carecían de estos conocimientos.
Es por ello que consideramos que manuales como el que tenemos entre manos son muy necesarios a la hora de cultivar unos mínimos conocimientos financieros y económicos entre los estudiantes. Ya sean de ciencias o de letras, el manejo de la economía diaria, doméstica o profesional, va a ser un día a día que va a precisar de unos mínimos rudimentos si uno quiere salir airoso de unas situaciones en las que no quiere sentirse engañado.
Existe una alfabetización económica que es preciso afrontar con urgencia. En las sociedades modernas las decisiones de los individuos están cargadas de contenidos económicos, pero no hay escuelas donde se enseñen estos conocimientos para el día a día, y hay que aprenderlos con experiencia, a veces mala, no existiendo, hasta el momento de la publicación de este libro, de una literatura adecuada al respecto. Los estudios de Bernheim y Garret concluyeron que los niveles y capacidades de ahorro aumentan con la educación financiera, y llegaron a analizar los efectos de este tipo de educación en edad escolar, concluyendo que los programas de educación incrementan significativamente las tasas de ahorro y la acumulación de riqueza en la edad adulta. Como afirmaba el escritor estadounidense Orison S. Marden, “la economía consiste en saber gastar, y el ahorro, en saber guardar”.
Es necesario, por tanto, salir del analfabetismo económico-financiero para lograr disponer de sociedades robustas que vean fortalecida su toma de decisiones y este libro ha venido a contribuir felizmente a esta falta tan notoria y que tanto daño hace a nuestra Sociedad, una sociedad que se ha venido en llamar del “conocimiento” pero que, a cada paso que damos, nos damos cuenta que es una sociedad en la que impera el desconocimiento notorio en muchas materias, como es el caso de la economía y las finanzas.
José Luis Barceló
Editor – Director de  ElMundoFinanciero.com 
Anuncios