La Renta Fija

Página

renta_fija.jpg

  • ISBN: 84-88890-67-2
  • Autor: Josu Imanol Delgado y Ugarte

 

Índice

  • 1.- Introducción
  • 2.- La formación de los tipos de intereses
  • 3.- Valoración de activos de Renta fija
  • 4.- Rentabilidad financiero-fiscal
  • 5.- Duraciones y convexidad
  • 6.- Gestión de Renta fija
  • 7.- Instrumentos de Renta fija en España e internacionales
  • 8.- Participantes en los mercados de Renta fija nacionales e internacionales
  • 9.- Los fondos de inversión
  • Epílogo a cargo de Don Víctor Santiago Castro

 

Presentación

Este libro es un trabajo sobre Renta fija bastante amplio, con un carácter divulgativo y a la vez descriptivo. En esta obra se puede llegar a ver con profusión todo lo referente a la formación de tipos de interés, la valoración de activos financieros de Renta fija, su rentabilidad financiero-fiscal, las Duraciones y Convexidad, estrategias para gestionar las carteras de Renta fija, Fondos de Inversión.

Se describen también los instrumentos de Renta fija tanto españoles, como internacionales más utilizados por los operadores bursátiles, y por lo último se habla de todos los participantes en los Mercados de Renta fija.

Se ha de decir que se presenta además como novedad en los libros publicados sobre esta materia, la inclusión de folletos reales de emisiones de activos de Renta fija.

Esta obra va dirigida, en primer lugar, a todos aquellos estudiosos de esta bonita materia que quieran profundizar más sobre lo que es la Renta fija; también consecuentemente a todos aquellos que se encuentran ultimando su licenciatura y por supuesto me gustaría que además, pudiera servir de ayuda a los profesionales de este campo de la inversión bursátil, que tengan la inquietud de conocer con mayor profundidad el entorno en que se mueven habitualmente día a día. Pues no en vano, pienso sinceramente que esta obra es la más completa escrita en castellano, vista desde el enfoque de lo que es propiamente la gestión de las carteras de Renta fija, en sus distintas variantes de los activos financieros de Renta fija, ya que se presentan numerosos ejemplos de cómo se pueden realizar las distintas estrategias, para operar con éxito en los actuales Mercados Bursátiles, de una manera que no han sido presentados nunca en nuestro idioma.

Prologo

Es un hecho que el ahorro financiero se está dirigiendo en las últimas dos décadas hacia activos negociados en mercados de valores que no son otros que acciones, renta fija y productos derivados. En las carteras de activos financieros de los grandes agentes económicos domésticos (familias, entidades de crédito y empresas no financieras) y no residentes (inversores extranjeros ganan peso de manera inexorable los epígrafes relacionados con los instrumentos negociables. Como ejemplo decir que hoy, en España, las familias tienen cerca del 60% de su patrimonio financiero en acciones, renta fija, fondos de inversión, fondos de pensiones y seguros de vida, es decir, en instrumentos financieros que, de una forma directa o indirecta canalizan su ahorro hacia valores que se cotizan en mercados: acciones, renta fija, y productos derivados. Las entidades de crédito españolas, bancos y cajas de ahorro, son grandes tenedores de valores cotizados, sobre todo renta fija, y las empresas no financieras tienen una parte cada vez mayor de su activo invertido en acciones de otras empresas y en instrumentos de renta fija que permiten optimizar su posición de tesorería.

Y que decir de los inversores no residentes; su posición en activos financieros españoles crece de forma continua apoyada en una creciente posesión de valores cotizados sobre todo acciones de empresas españolas y deuda pública emitida por el Tesoro. Este es el entorno en el que nos movemos, el que se agudizará en los próximos años y en el que se enmarca este libro que el lector tiene entre sus manos.

¿Qué papel ha tenido, tiene y tendrá la Renta Fija en este escenario? Sin duda ha tenido un protagonismo esencial, vive un proceso de cambio profundo y, en un futuro próximo, se adaptará a las nuevas condiciones que emergen de los profundos cambios macroeconómicos que estamos viviendo en los últimos años.

La historia financiera de las dos últimas décadas ha estadio marcada por la ingente emisión de Deuda Pública (Renta Fija emitida por el sector público) para financiar crecientes déficits públicos de los países desarrollados y, también, no hay que olvidarlo, de los países en desarrollo. El volumen de deuda pública viva en mundo crecía, sobre todo desde 1980 hasta 1995, a ritmos elevadísimos. Grandes tomadores de renta fija que aseguraron la financiación de los desequilibrios fiscales fueros las entidades bancarias y los inversores institucionales (fondos de inversión, fondos de pensiones y seguros de vida). Como ejemplo citar que, en España, hasta prácticamente 1998, más del 95% del patrimonio de los fondos estaba invertido directa o indirectamente (repos bancarios) en Renta Fija.

Consecuencia negativa de este escenario de déficits públicos fue tanto una situación de tíos de interés altos como la reducción de las posibilidades de financiación del sector privado mediante la emisión de Renta Fija.

Pero en la última mitad de los años 90 la situación cambia. La tendencia hacia la reducción del desequilibrio fiscal del Sector Público, especialmente marcada en Estados Unidos, se generaliza en todo el mundo. Europa, inmersa en la tarea de poner en marcha la moneda única, también opta por políticas económicas ortodoxas cuyo resultado es la ralentización de la emisión de renta fija por parte del sector público. El resultado para el sistema financiero ha tardado poco en plasmarse de manera ostensible: el sector privado de la economía ve ampliarse sus posibilidades de financiación hasta límites insospechados hace sólo unos pocos años. La emisión de nuevas acciones por parte de las empresas (financiación a través de recursos propios) vive momentos de esplendor y la renta fija privada alcanza cifras de netas de emisión superiores a las de la deuda pública por primera vez en muchos años.

Lo que nos espera en los próximos años es que un enorme y creciente volumen de ahorro se pone a través de los mercados a disposición de las empresas. Son recursos inimaginables hace sólo unos años y la mayor o menor habilidad empresarial para hacer uso de esas oportunidades abre un abismo entre quienes utilicen de manera adecuada ese potencial y quienes no lo hacen. La renta fija goza de un papel insustituible en este marco financiero y se adivina que sufrirá un proceso de adaptación que tendrá como consecuencia un gran enriquecimiento de las posibilidades de este producto que es ya extremadamente versátil. Por eso es tan importante conocer en profundidad sus características básicas, las posibilidades que ofrece y como se trabaja hoy en ella.

Así, prologar un libro como este es una doble satisfacción. En primer lugar porque mi amigo el Dr. Josu Imanol Delgado y Ugarte es, sobre todo una persona llena de entusiasmo. Entusiasmo por las novedades, la divulgación, las finanzas y su análisis… Desde hace un buen puñado de años, su mirada se ha posado sobre casi todas las áreas que interesan a los actores que intervienen en el mundo financiero, desde los profesionales y gestores, a los inversores individuales, pasando por los estudiosos, profesores y alumnos. Su presencia en la prensa económica y en la literatura financiera ha sido, es y continuará siendo constante porque se mayor virtud es saber adaptarse a la demanda del público. Sabe hacerse entender y esto es importante en un mundo como el financiero en el que, a veces, los conceptos parecen más complicados de lo que en realidad son.

La segunda gran satisfacción viene de la mano del tema del libro. Hace más de ocho años la Bolsa de Madrid editó un libro titulado “Los Activos de Renta Fija: valoración y principios de gestión” elaborado por Francisco Priento Pérez y Prosper Lamothe casualmente amigos del Dr. Delgado y Ugarte que se caracteriza por ser un manual breve, claro y sencillo, hoy ya agotado, que contó con una extraordinaria acogida. El libro de Josu Imanol puede considerarse como la continuación, corregida y aumentada, de aquella experiencia. Aquellos lectores que desean iniciarse en la conocimiento de la Renta Fija verán en el estructura del libro una extrema coherencia: el apartado dedicado a la formación de los tipos de interés pondrá la coherencia: el apartado dedicado a la formación de los tipos de interés podrá los pilares conceptuales para entender como se valoran los activos de Renta Fija y como se calcula la rentabilidad de los mismos. A partir de ahí ya están en disposición de adentrarse en aspectos y conceptos ligeramente más espinosos como la duración y convexidad de las emisiones de Renta Fija que son hoy la base de la moderna gestión de estos instrumentos.

Por supuesto, los profesionales de las finanzas tendrán en este libro un compañero riguroso que les servirá de ayuda en más de una ocasión cuando necesiten profundizar en aspectos del entorno en el que se mueven día a día.

Pero sin duda su gran virtud es la orientación práctica. La profusa descripción de instrumentos de Renta Fija españoles e internacionales, la inclusión de folletos reales con las características de las emisiones y los ejemplos de cómo se llevan a la práctica las distintas estrategias de gestión lo convierten en una de las aportaciones más completas escritas en lengua española. Y en el último bloque del libro ratifica la opinión anterior y pone el broche de oro: el estudio de los conceptos básicos y los instrumentos reales y su gestión se complementa con el de los participantes en los mercados de Renta Fija nacionales e internacionales. En ese último apartado, como no podía ser menos, se dedica especial atención al gran éxito del sistema financiero español en la última década: los Fondos de Inversión.”

Domingo J. García Coto
Subdirector del Servicio de Estudios de la Bolsa de Madrid

 

Epílogo

Esta obra escrita por mi amigo Josu Imanol, viene a poner de nuevo de relieve un mercado que en los últimos años ha descendido en importancia, en la renta fija. Este declive se ha producido por dos razones principales.En primer lugar la bajada de los tipos de interés desde la entrada en la Unión Europea, ha supuesto que los gestores para conseguir mayores rentabilidades acudan a otros mercados, en especial a la renta variable. En este sentido, cabe destacar el cambio de actitud por parte del inversor medio español, que desde hace unos años, están cambiando sus fondos de renta fija por fondos de renta variable. En segundo lugar el descenso de la volatilidad ha significado que los traders, también conocidos como especuladores, hayan visto muy reducidas sus posibilidades de beneficio, ante las escasas variaciones de los precios, lo que supone que las escasas ganancias que obtienen, no sean suficientes ni para pagar las comisiones de compra y venta.

 Víctor Santiago Castro
Profesor y consultor financiero
Anuncios